Habilidades de los profesionales en organización de eventos 1

Habilidades de los profesionales en organización de eventos

A la hora de organizar un evento, sea de la naturaleza que sea, es preciso controlar muchos factores al mismo tiempo. Por eso, la persona o equipo dedicado a ese tipo de trabajo debe tener amplios conocimientos y estar formado en distintos campos. Sus competencias no solo deben ser profesionales sino también personales ya que trabaja con muchas personas en situaciones muy distintas. Hoy repasamos todas las habilidades de los profesionales en organización de eventos. 

Un evento puede suponer un verdadero reto. Puede sufrir todo tipo de cambios o contratiempos tanto en su fase de diseño como en su propio desarrollo. Y, aunque no los haya, lograr unos estándares de calidad y de excelencia pasa por llevar a cabo un trabajo, cuanto menos, impecable. En Gemma González Events creemos que lo más importante es confiar en un equipo de trabajo formado y flexible. 

Todo lo que se espera de un organizador de eventos

Creatividad

Saber transformar una idea difusa en una realidad requiere imaginación y adaptación a los gustos del cliente. Aportar ideas nuevas, crear espacios, buscas soluciones ingeniosas a problemas concretos… todo ello es la especialidad de las personas con creatividad. Se trata de que tu evento sea diferente al resto, con un punto de originalidad nunca visto que aporte un valor añadido.

Gestión de crisis

Hay imprevistos que se escapan a nuestro control. Siempre puede surgir algo que nos obligue a modificar el evento tal y como lo teníamos previsto. Estos posibles contratiempos son un buen ejemplo de la importancia de contar con una persona profesional en este sector. Hay que saber reaccionar rápido, con calma, saber trabajar bajo presión y estrés y aportar soluciones, incluso improvisar sin perder los nervios. En los eventos siempre se valora un plan B porque el show debe continuar.

Organización del tiempo y visión panorámica

El timing es clave en el desarrollo de cualquier acontecimiento y responde a una planificación precisa. Un organizador de eventos siempre debe tener controlado qué pasa en cada momento, dónde y quién está implicado en la acción. En eventos sociales, como bodas, suelen programarse muchos hitos a lo largo de la jornada y el retraso de una acción puede generar un efecto dominó, por lo que el control en los tiempos es algo que no podemos perder de vista.

Trato cercano y amable

Tenemos trato con nuestros clientes, con diversos proveedores, con otros miembros del equipo… Esto nos obliga a ser firmes pero cercanos, a escuchar y a comprender todas las situaciones. Para liderar un proyecto lo imprescindible es generar confianza en todas las personas implicadas en él. Unas respetuosas relaciones interpersonales garantizan un trabajo fluido. 

Pasión por el trabajo

Aunque lo hayamos dejado en último lugar, es quizá el requisito más importante. La pasión es la que nos mueve a crear con la motivación necesaria para empujarnos a lograr retos y a querer superarnos. Un organizador de eventos debe ponerse en la piel de su cliente y sumarse a su ilusión por que el acontecimiento salga a la perfección. 

Si estas buscando alguien que cumpla todas las habilidades de los profesionales en organización de eventos, contáctanos. Pon tu evento en las mejores manos. 

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button